Datos demográficos

Los territorios de la comarca del Bajo Aragón han estado ocupados por asentamientos humanos desde la prehistoria. Sin embargo, será a lo largo de la Edad Media cuando se configura la actual ubicación espacial de los núcleos de población que componen la comarca del Bajo Aragón. A lo largo de la historia moderna y contemporánea, los habitantes de estos núcleos han sufrido los avatares de las guerras, la peste, la gripe, y demás epidemias, que han mermado la población de esta comarca. Pero, no solamente, estos acontecimientos históricos han dejado huella en la población bajo aragonesa, sino que las decisiones políticas y económicas han repercutido igualmente en la evolución histórica de esta población.

Así mismo, las características físicas tan particulares que presenta esta comarca han condicionado en gran medida la distribución de sus asentamientos y, por ende, de su población. Existe una clara desigualdad entre el sistema de asentamientos en el eje Guadalope-Guadalopillo, con poblaciones más grandes y separadas, y el eje del Mezquín, con municipios de menor tamaño y núcleos más próximos entre sí.

Comarca del Bajo AragónEl desequilibrio territorial existente en la distribución espacial de los 30.146 hab. (14.949 hombres y 14.409 mujeres) censados en los 20 municipios de la comarca, en el año 2008, se aprecia claramente en los siguiente datos: Alcañiz, Alcorisa y Calanda representan el 79 % del total de la población comarcal, si a ellos les unimos Mas de las Matas ascienden al 84 % y, con Castelseras y Valdealgorfa representan ya 89 % de la población. Es decir, un tercio de los municipios alberga casi al 90 % de la población de esta comarca.

De estos datos se establece claramente que debe de existir una baja densidad de población, tan solo una densidad de 21,24 hab/km 2 en todo el Bajo Aragón, algo mas alta que la provincial. Estas cifras aumentan sensiblemente cuando nos referimos a la densidad municipal media que arroja un valor medio de 16,06 %. Comarca del Bajo AragónComo es lógico los municipios con mayores densidades de población son Calanda (31,8 hab/km 2 ), Alcañiz (30,5 hab/km 2 ) y Alcorisa (28,2 hab/km 2 ). Frente a estos municipios están con menos densidad de población los núcleos de la Ginebrosa (3,1 hab/km 2 ), Los Olmos (3,3 hab/km2), Seno (2,9 hab/km 2 ) y las Parras de Castellote (1,9 hab/km 2 ). Un caso atípico dentro de la comarca lo constituye el pueblo de Mas de las Matas con una densidad de población de 48,4 hab/km 2 , debido fundamentalmente a la relativa reducida dimensión de su termino municipal.

Si hacemos una mirada retrospectiva vemos como la comarca del Bajo Aragón ha tenido una evolución poblacional negativa a lo largo del siglo XX, ya que se ha perdido un 34% de los efectivos poblacionales con los que contaba la comarca a principios de siglo.

Los 29.474 habitantes de 1996 fueron 44.619 en 1900 y llegaron a ser 45.840 en el año 1920. La pérdida de población ha sido progresiva aunque se manifestó con más nitidez entre los años 1940 y 1960. La ciudad de Alcañiz es el único núcleo que muestra una evolución positiva en este siglo habiendo incrementado hoy la población que tenía en 1900 en un 65%. Evidentemente, la ciudad de Alcañiz ha absorbido gran parte de la emigración de los núcleos de la comarca, pero no toda ya que muchos emigrantes se marchaban hacia las grandes ciudades como Zaragoza y, hacia la comunidad catalana, fundamentalmente. A partir de la década de los años 70 el nivel poblacional en la comarca se mantiene en una situación de descenso muy reducido y estabilizado, debido sin duda al aguante de los núcleos fuertes: Alcañiz, Calanda y Alcorisa, que son los únicos que manifiestan índices de crecimiento positivo en este periodo (117%, 115% y 108% respectivamente).

Comarca del Bajo AragónLos núcleos que en su mayor medida han acusado la despoblación han sido aquellos que disponían de malas comunicaciones, entornos montañosos de baja productividad agrícola y exiguas posibilidades de implantación industrial. Las Parras de Castellote, Seno, Belmonte de San José, La Cerollera. Algunos de estos núcleos han perdido más del 80% de la población con que contaban a principios de siglo. Aun así, en periodos vacacionales estas poblaciones se incrementan su población habitual hasta cerca de un 350%, en algunos casos.

La otra cara de la moneda la representa la ciudad de Alcañiz que, de poseer el 17,25% de los efectivos poblacionales de la comarca en 1900, ha pasado a representar el 43,01% del total comarcal.

Esta perdida de población a lo largo del siglo XX no parece tener tintes de estancarse o invertir su evolución por el momento. Puesto que, estudios de proyecciones de futuro poblacional arrojaban resultados globales negativos para los primeros años de este siglo XIX, datos negativos que se han visto corroborado por los negativos crecimientos vegetativos que la comarca del Bajo Aragón ha tenido todos los años, desde hace dos decadas.

Sin embargo, parece haber un pequeño repunte de la población total dentro de la comarca, bien pueda ser provocado por el efecto inmigración que en esta ultima década ha sufrido la comarca del Bajo Aragón. En el año 2002 los inmigrantes en la comarca representaban un 3,6 % sobre el total de la población bajo aragonesa.

Analizamos algunos parámetros y teniendo en cuanta los cambios socio-culturales y económicos de la sociedad española y bajo aragonesa comprobamos que estamos ante una población en estado de regresión. Como lo demuestran los siguientes datos: 1,45 de índice de envejecimiento (mayores de 60 años respecto a los menores de 20 años) o el 61,60% de tasa de dependencia (menores de 15 años y mayores de 65 con respecto al intervalo de edad entre 15 y 65).

Sin embargo, el dato más significativo de la marcha demográfica de una población es su crecimiento vegetativo (nacimientos respeto de defunciones), que para la comarca del Bajo Aragón es de crecimiento negativo (-6,4 en 1999; -2,8 en 2001; incluso este año 2004 llevamos ya un crecimiento negativo de -44 personas) ello habla bien a las claras que la población de esta comarca es una población madura en estado de regresión demográfica y generando serios problemas para el futuro a medio plazo.

Profundizando en el análisis de la población bajo aragonés y su paulatina regresión demográfica, otro de los parámetros que nos ayudan a comprender esta situación es la distribución de la población por grupos de edades. De aquí, tenemos que el 26,04% de la población tiene menos de 25 años, por el 28,40% que tiene más de 60 años. Mientras que, si consideramos a todos los mayores de 50 años el porcentaje sube hasta casi un 40%. Datos significativos de la población de la comarca que tienen que hacer reflexionar.

Todos estos datos son hechos reales y futuros que no tienen vistas de cambio, porque la tasa bruta de defunciones (12,3 defunciones/1000 hab) de la comarca es claramente superior a la tasa bruta de natalidad (9,5 nacimientos/1000 hab), datos del año 2001 . Si a esta realidad estadística y física le añadimos el dato curioso de que más del 35% de la población es soltera, vemos como la comarca del Bajo Aragón no es ajena a los movimientos naturales de la población y socio-culturales por los que la sociedad española, y europea, esta caminando en estas ultimas décadas.